La televisión tradicional atraviesa una etapa de transición debido a la masificación de Internet y a la expansión de servicios como el streaming. En los últimos años, ha tenido que enfrentarse a nuevos competidores audiovisuales y atravesar períodos críticos desde su invención.

Contexto de la televisión

Tanto el sistema de transmisión como el aparato eléctrico han evolucionado con el objetivo de adaptarse a las nuevas tendencias. Por una parte, los canales y programas televisivos han manifestado su presencia en redes sociales y plataformas digitales para amoldarse a los hábitos del nuevo consumidor.

Asimismo, el desarrollo tecnológico ha facilitado el consumo televisivo con la creación de diferentes sistemas y accesorios. Desde antenas de TV fabricadas con Smart Antennas Systems para reducir interferencias y mejorar la nitidez a sistemas más sofisticados que convergen la web 2.0, la televisión digital y set-top box. Sin embargo, no ha sido suficiente.

Según el informe Análisis televisivo 2019, realizado por la consultora Barlovento Comunicación, en el 2019 el sector televisivo español perdió más de 100 millones de euros de inversión publicitaria respecto al 2018. Asimismo, según el área de consultoría de Deloitte, en el mismo año y por primera vez, un mayor porcentaje de hogares en EE.UU se suscribió a servicios de transmisión digital que a un servicio de televisión tradicional de pago.

Diseño en televisión

Para que la televisión siga siendo una fuente de entretenimiento debe atrapar al televidente en todo aspecto. Uno de ellos es el diseño del canal. El espectador debe crearse una percepción de la marca y sus valores, lo cual es posible a través de los elementos gráficos que emplee el programa, desde la cortinilla hasta la forma de rotular los informativos.

Todos estos elementos son diseño gráfico. Intervienen colores, formas, tipografías, espacios, etc. El motion graphic es el encargado de darles vida y presentarlos a un ritmo adecuado, de modo que el diseño gráfico se transforme en imagen en movimiento. De este modo, se comunicará los mensajes de forma correcta y entendible para el usuario.

El diseño en televisión tiene una importancia fundamental, al punto de que existen premios internacionales, los PromaxBda, que entregan galardones a distintas categorías del diseño y marketing televisivo. Así, se reconoce al mejor logo de un programa, al mejor desarrollo gráfico de un canal, mejor trabajo de edición, entre otros. También tenemos los Motion Graphic, premios en los cuales se entregan premios al mejor branding del canal o de programa.

Nuevas tendencias

En cuanto al branding televisivo, éste ha experimentado un cambio con las nuevas tecnologías, que han ofrecido al usuario nuevas formas de interactuar y ver televisión. Así, las cadenas han adaptado sus interfaces para el usuario que ve su programa favorito desde una laptop, tablet o un teléfono.

Por ello, las nuevas interfaces tienen un diseño bastante neutro para que el protagonismo sea exclusivo de los contenidos. La tendencia apunta a eliminar los colores demasiado llamativos, no hay tipografía muy grande ni excesiva innovación en el aspecto visual. Esta sencillez generalizada se debe a que el usuario digital apenas tiene la posibilidad de moverse con botones de arriba, abajo, izquierda y derecha para navegar. Entonces, el diseño debe facilitar al espectador el acceso y selección para simplificar las rutas de contenido.

Por otra parte, estos diseños deben garantizar la usabilidad y el diseño responsive, algo fundamental cuando tomamos en cuenta la cantidad de dispositivos conectados a la red, desde una pantalla grande de un smart TV hasta la de un móvil. Hoy en día, el reto consiste en encontrar una personalidad visual interactiva propia, puesto que debe ser reconocible y diferenciable, pese a la actual tendencia minimalista.

PUBLICIDAD
Portal web especializado en diseño gráfico, diseño web, fotografía y aplicaciones móviles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here