Cuando una persona realiza una compra online y recibe el producto en su domicilio supone un proceso mucho más amplio y más complejo del que en un principio podemos imaginar. El mundo del packaging, las cajas y los paquetes juega un papel tan destacado como el propio producto que encierra dentro.

En realidad se trata de toda una experiencia sensorial de la que dependerá en gran medida que el cliente se decida por un producto o por otro.

Lo primero que visualiza el cliente es, obviamente, el paquete y su diseño. En función de la apariencia que éste tenga provocará una buena o mala impresión de la empresa vendedora.

Para los expertos en estos temas, las empresas tienen que preocuparse cada vez más por el aspecto que dan al paquete en el que envuelven sus productos. Pensemos por un momento si estamos en una estantería de cualquier supermercado pensando qué producto elegir de una determinada gama. En la decisión entrarán factores como la necesidad, las características del producto, el precio… y también de lo que su embalaje nos transmita. Es el momento esencial para decidirnos por un producto u otro. Lo mismo ocurre en una compra online.

Cómo diseñar un buen packaging

A continuación detallamos acerca de las características esenciales que debería tener un packaging o embalaje.

Primera impresión del diseño

Como ya mencionábamos, lo primero que el consumidor ve es el paquete o el envoltorio. Desde este momento el cliente se hace una idea sobre la apariencia del paquete. La percepción que va a recibir el usuario, sin tan siquiera ver lo que hay dentro, puede ser positiva o negativa. Si es negativa, difícilmente comprará ese producto.

Las cajas de cartón no son buenas

En lo que respecta al envío de productos por mensajería hay muchas empresas que suelen envolver sus productos en cajas de cartón de color marrón sin ningún tipo de personalización. Si bien algunos pueden pensar que han tomado la decisión correcta ya que de ese modo se ahorran costos, la realidad suele ser bien distinta. Y es que la persona que va a recibir su producto suele estar emocionado por ello, y al ver este tipo de paquetes sin ningún tipo de diseño puede experimentar una sensación un tanto negativa.

No se debe jugar con la expectación. El momento de recibir un paquete suele suponer para el cliente una sensación de alegría y optimismo, que no deberíamos romper con un paquete sin diseño, que no diga absolutamente nada sobre su contenido.

Recuerdo inolvidable

Cuando la empresa entiende la importancia de la apariencia en los paquetes entonces puede hacer que los envoltorios luzcan atractivos. Esto hace que los clientes tengan un recuerdo imborrable e incluso hará que para ellos el recibir el paquete con sus productos sea una experiencia agradable. La creatividad de los diseñadores es esencial. Existen ejemplos de diseños creativos de packagings de lo más original.

Añadir el logotipo

Los expertos coinciden en que para causar la mejor impresión, las empresas deben colocar su logotipo en la paquetería de sus productos. De esta manera serán fácilmente reconocidos y el cliente identificará al instante que se trata de la empresa que ha enviado su producto. De un golpe de vista, el cliente debe identificar qué empresa le envía el paquete.

Modelos acorde a los productos

Otro punto importante en el packaging es buscar modelos de cajas que vayan en sintonía con lo que se ofrece en su interior. Hay que buscar modelos acorde a los productos. Por ejemplo, no tiene sentido envolver un producto de escaso tamaño en una caja demasiado grande.

Personalización de las cajas

La personalización es uno de los elementos más importantes puesto que ayuda a la empresa a que el cliente se identifique con ella y pueda comprar fácilmente. En consecuencia la recomendación es que cuando se hagan envíos se personalice el envoltorio de tal manera que se provoque una buena impresión en el cliente que recibe el producto en su casa. Aquí hay que tener en cuenta que no basta con pegar una pegatina en la caja, sino también el color, su forma, tamaño, … juegan su papel. La caja debe ir de acorde con la imagen de marca. No deberíamos elegir una caja por si es bonita o no, sino porque su diseño, color, formato vaya de acorde con nuestra imagen.

Disposición del producto

También hay que pensar en el momento en el que el cliente abre la caja. Es otro de los momentos clave del proceso de compra. Resultará clave también para que ese cliente vuelva a confiar en nosotros. La empresa debe transmitir la sensación al cliente de que su elección ha sido buena, y para ello nada mejor que ofrecer dentro de la caja una buena disposición del producto, folletos, etiquetas,… y todo lo que se incluya dentro de la caja.

Cuando el cliente abra su paquete tendrá la sensación de que está tratando con profesionales que se preocupan hasta por los más mínimos detalles. Esto hará que los clientes aumenten su confianza respecto a la firma vendedora y continúen comprando sus productos.

Alegría y satisfacción por la compra

Por último, si cumplimos las siete recomendaciones anteriores habremos conseguido transmitir al cliente la sensación de alegría, optimismo y satisfacción por la compra. Lo único que falta ahora es que la calidad del producto comprado se ajuste a las exigencias del cliente, pero ese es otro cantar. Eso sí, si el packaging cumple con su función, tendremos ya mucho camino recorrido.

Con estas recomendaciones seguro que cualquier tienda online consigue aumentar sus ventas a través del packaging.

Avatar
Fundador de informacionyarte.com. Periodista y diseñador gráfico. Al tanto de todas las novedades, noticias e informaciones que facilite la tarea a diseñadores gráficos, diseñadores web, fotógrafos y amantes de la tecnología.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here