¿Quieres lanzarte con un blog o una página web y comenzar desde una posición privilegiada en los motores de búsqueda? Entonces los Expired Domains o dominios caducados son tus nuevos aliados. Ahorrarás tiempo posicionando tu URL. Tendrás parte del trabajo previo hecho. Es una forma de aprovechar su posicionamiento anterior para conseguir desde el minuto uno un mayor tráfico hacia tu web. De esta forma llegarás antes a tu público en comparación con alguien que comience su proyecto desde cero. Pero encontrar dominios caducados no es tan sencillo.

Los dominios expirados y su potencial

Ya sea porque quieres comenzar un negocio, tienes un proyecto en mente o simplemente quieres abrir un blog, acudir a la compra de dominios caducados es un buen punto de partida. O sino pregúntale a Cameron Harris, quién consiguió rescatar un portal caducado y convertirlo en una mina de hacer dinero. Puedes echar un vistazo al caso en este enlace de 1&1. No tiene desperdicio y en él se explica qué motivó a Harris a usar dominios caducados y cómo consiguió rentabilizarlos.

Cameron Harris ganó mucho dinero gracias a un dominio caducado

 

Cuando alguien crea una página web lo primero que tiene que hacer es registrar un dominio. Explicado de otro modo más sencillo es algo así como tu nueva dirección postal. Por esta URL se paga una cantidad que varía en función del tipo de dominio que quieras adquirir. La cuestión es que existen diferentes tipos de dominios en el mercado y circulando por la red de redes, por lo que es conveniente antes de lanzarte a la aventura de hacerte con uno, analizar el que mejor se adecue a tus necesidades.

Cuando el contrato por el dominio expira, existe solo una opción. O bien renuevas el contrato con tu proveedor, o pierdes por completo los derechos de ese dominio. Es decir, que dicha URL pasa a formar parte de la familia de dominios de acceso público o dominios caducados.

Dominios caducados sí, pero con calidad por favor

Muchas de estas páginas son abandonadas por varias razones. Puede ser porque el proyecto ha finalizado, la empresa ha cerrado o simplemente el propietario del blog se ha desentendido por completo. Estas URL son recogidas por buscadores especializados como Expired Domains. En ellos te informan sobre su disponibilidad y calidad de los dominios.

Aquí es donde entras en acción. Pero cuidado, debes tener en cuenta que no todos los dominios a los que se tiene acceso son buenos o válidos. Es importante que filtres y diferencies la calidad de los mismos para dar con una buena URL. A parte del RP (Rank Page) es importante investigar qué contenidos poseía el dominio antes (Archive). Así evitaremos caer en manos de una web sancionada por los Google o demás buscadores.

Una vez encontrado un dominio interesante solo tienes que pasar por caja y darlo de alta en un servicio de Hosting y voilà, ya serás el propietario del dominio. Quién sabe, quizás consigas vender tu dominio y convertirlo en uno de los dominios más caros del mundo.

Portal web especializado en diseño gráfico, diseño web, fotografía y aplicaciones móviles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here