Muchas buenas fotografías en blanco y negro son el resultado de intentar dar un acabado profesional a una foto a color que no aporta mucho. Pero si nos adentramos al mundo sin color de estas fotografías nos gustará más de lo que pensamos. Y entonces ese tipo de fotos no serán fruto de la casualidad sino de un trabajo consiente digno de un auténtico fotógrafo. Al final el resultado no será simplemente bueno, será excelente.

Las fotografías en blanco y negro bien realizadas son capaces de mostrarnos un mundo que pasa desapercibido a nuestra vida a color. Claro, no estamos menospreciando los colores, pues estos le dan atractivo, hermosura y sabor a la vida. Pero las imágenes en blanco y negro revelan como la luz, la sombras y las texturas tienen vida propia y transforman una escena cotidiana en un universo mágico. Si te interesa este tema sigue leyendo esta entrada que te explica cómo hacer  fotografías en blanco y negro de calidad de luces. Además podrás conseguir auténticas maravillas sin necesidad de utilizar filtros y efectos para fotos.

Los protagonistas son: las texturas, los contrastes y las luces

Cuando hacemos fotos a color, éstos son parte de la composición de la escena. Y en la mayoría de los casos, por ser tan evidentes, son el elemento central de la fotografía. Tanto así que en ocasiones tienden a eclipsar a otros elementos que, a simple vista, pueden pasar desapercibidos. En cambio, en la ausencia de color, elementos como las texturas, los contrastes y las luces son los protagonistas. Por eso, para lograr una buena fotografía en blanco y negro tienes que aprender a sacar provecho a la actuación de ellos. Por ejemplo, busquemos texturas interesantes, fijémonos en la forma en que la luz moldea los objetos y en cómo las sombras convierten un paisaje en un lugar mágico. Usa fuertes contrastes en fotografías en blanco y negro y obtén una imagen con carácter y personalidad propia.

Tip: Dale dramatismo a tus fotos en blanco y negro al oscurecer mucho más las sombras. Consíguelo haciendo la medición sobre la luz.

Disparar en RAW+JPEG

Tal vez hayas escuchado que disparar en RAW te permite tener más libertad al editar las fotos posteriormente. Esto es cierto, este tipo de archivos son excelentes en el revelado de imágenes en blanco y negro. Sin embargo, disparar en RAW+JPEG le facilita las cosa a los principiantes en esta área de la fotografía.

El disparo en RAW+JPEG consiste en generar dos archivos de la imagen al tomar la foto. Un archivo es el RAW de siempre y el otro es JPEG en B/N. ¿Cómo te facilitará las cosas este archivo de más? Al principio, acostumbrados a ver a color, nos puede costar imaginarnos la escena en blanco y negro, y hay cámaras que no tienen el modo Live View. Si este es tu caso, el archivo JPEG te servirá para previsualizar las zonas que sean realmente interesantes.

Activa este tipo de disparo en las opciones de configuración de tu cámara. Luego busca “estilos de imagen” y selecciona monocromo (Blanco/Negro). Esta configuración solo afectará al archivo JPEG. Al final, editarás el archivo RAW en el programa de edición fotográfica que utilices. El archivo JPEG puede ser borrado para no generar copias en el disco duro de la PC.

Usa filtros

Al usa filtros en las fotografías en blanco y negro los resultados son interesantes y, dependiendo del filtro, la imagen cambia por completo. Por ejemplo, si en tu escena hay un cielo lleno de nubes, aprovecha de hacer fotos monocromáticas que quedan muy bien. Si usas filtros de densidad neutra degradados obtendrás los mejores detalles de las nubes y no quemarás la escena. Y con filtros nd normales, con la velocidad de obturación lenta, suavizarás la escena y no parecerá el cielo de un apoteósico fin del mundo.

Por ser tan importante la luz en las fotos en blanco y negro, hay que tener cuidado de la luz que se refleja de ciertas superficies como el agua. Si usas filtros polarizadores contrarrestas los reflejos indeseados y capturas mejor la imagen de esas superficies.

En el pasado cuando no existían programas de edición de fotografías, se trabajaba con filtros de colores. Con estos se consiguen una rica gama de tonos grises en la fotografías en blanco y negro. Claro con ellos no se aportará color, sino que se oscurecerán los colores opuestos. Así el color naranja del filtro oscurecerá el cielo. El filtro verde dará luz a los colores de la hierba y de los árboles. Estas técnicas y herramientas no tienen por qué quedar desfasados si lo sabes usar. Pero el modo automático de la cámara, tratando de compensar los colores, puede que anule el efecto del filtro. Para que no te ocurra, tienes que configurar el balance de blancos.

Sigue estos consejos, toma tu cámara y captura mágicas fotografías en blanco y negro.

Experto en Marketing y SEO. Siempre estoy al tanto de los últimos avances tecnológicos, y mi pasión es transmitirle toda esa información a otros, con el objetivo de mejorar nuestra comunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here