Hay un detalle que muy pocas personas tienen en cuenta a la hora de hacer una foto. No es otro que saber cómo sostener correctamente una cámara fotográfica para obtener la instantánea perfecta.

Y no es que se exiga pulso de cirujano para realizar excelentes fotografías. Pero sí que se requiere estabilidad a la hora de coger la cámara si el resultado que pretendemos obtener sea óptimo. Si aprendemos una nociones básicas sobre cómo realizar fotos desde diferentes ángulos y cómo agarrar la cámara, el resultado puede ser infinitamente mucho mejor.

Consejos para sujetar una cámara

Muchas de las fotos que aparecen desenfocadas o movidas se debe a que el usuario que capta la imagen no sujeta de forma correcta su equipo a la hora de lanzar el disparo. Tanto la postura al tomar la foto como la forma en la que agarre la cámara determinará la calidad final de la imagen obtenida.

 

como coger una camara de fotos

1Sujeción con ambas manos

El consejo más lógico para corregir las malas prácticas pasa por sostener la cámara con ambas manos. A falta de trípode, mejor una buena sujeción. Y si tenemos trípode, mejor. Muchos usuarios consiguen de esta forma una postura firme que les garantiza la estabilidad de la imagen. Otros, por contra, los más avezados, tienen suficiente con utilizar solo una mano.

2El cuerpo como si fuera un trípode

El uso del trípode es fundamental para lograr una buena estabilidad de imagen. Pero ¿qué hacemos si no disponemos de trípode?

También se puede utilizar el propio cuerpo como trípode. Es decir, lograr tres puntos de apoyo, o más si es posible, con el objetivo de minimizar el desplazamiento de la cámara tanto horizontal como verticalmente.

¿Sabías que las cejas o la frente pueden ser tus aliados?

Mientras se controla la cámara con la mano derecha (o izquierda según la habilidad del usuario) y se sostiene su peso con la mano izquierda (o viceversa), se añade estabilidad utilizando las cejas o la frente como un puto de apoyo extra. ¿Curioso, verdad?

3La importancia de la luz en una foto

Las fotografías saldrán movidas cuando, mientras el obturador de la cámara esté abierto permita que la luz llegue hasta el sensor y se produzcan vibraciones o movimientos que hagan que la luz que es reflejada por los objetos de la escena, sea capturada por el sensor en distintas posiciones. Cuando hay mucha luz, la probabilidad de que una foto salga movida es mucho menor.

4Ayúdate de los brazos

Imagen cedida por shutterstock

No es suficiente únicamente con sujetar con firmeza la cámara, sino que además, todo tu cuerpo debe de potenciar dicho agarre. Cuando sostengas tu equipo de forma horizontal, intenta que tus brazos y codos queden lo más pegados al cuerpo posible. Lograr que tus brazos no se muevan en el momento de disparar es tan importante como sujetar correctamente la cámara con tus manos.

5La postura también ayuda

También resulta clave mantener la espalda derecha y las piernas ligeramente separadas para conseguir una correcta postura. Si es necesario, hay que utilizar las rodillas o incluso objetos externos como una pared para ganar mayor estabilidad.

Llega el momento ahora de practicar con la cámara en postura vertical para evitar que las imágenes aparezcan borrosas o desenfocadas. Se trata de una de las posiciones más complicadas para lograr una buena estabilidad, ya que los codos dejan de tener contacto con el cuerpo. Para conseguir una buena postura, es necesario que el fotógrafo intente que el codo que soporta el peso de la cámara (sea el izquierdo o el derecho) quede aún más pegado al cuerpo; incluso puede intentar colocarlo casi en medio del pecho de modo que se gane aún más estabilidad.

También puedes optar por colocar ambos codos sobre tu cuerpo, sosteniendo de esta forma el equipo desde abajo con ambas manos. Hay que utilizar la técnica que más cómoda nos resulte; eso sí, siempre intentando maximizar los puntos de apoyo.

Un apoyo externo como el suelo, las paredes, una columna o cualquier otro objeto estable, como el clásico trípode nos permitirá ganar firmeza y comodidad a la hora de realizar las fotografías. Si el usuario puede tensar sus músculos (no demasiado) y aguantar la respiración en el momento de darle al objetivo, tendremos las mejores papeletas para lograr una buena imagen.

Javier Ramos es periodista y experto universitario en protocolo. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here