El cambio de hábitos ha provocado la aparición de innumerables detractores que consideran que las nuevas formas de entretenimiento son perjudiciales porque nos apartan de las que reinaban en el pasado.

Además, no ayuda el hecho de que aumenten los adictos a los videojuegos y que la Organización Mundial de la Salud haya tomado cartas en el asunto incluyendo a este trastorno dentro de las enfermedades mentales. Tampoco ha ayudado la transformación que ha sufrido el dispositivo móvil en los últimos años. De recibir llamadas a convertirse en nuestro compañero inseparable creando una nueva dependencia que antes no existía.

Pero quizá es hora de hablar de los aspectos positivos que nos han traído las nuevas formas de juegos y que pueden ayudarnos a desarrollar algunas cualidades además de todas las dosis de diversión y entretenimiento que, indiscutiblemente, nos traen.

Ayuda a quitar el dolor

La ciencia ha hablado y ha destacado que los videojuegos ayudan a combatir el dolor. Está claro que cuando nos duele algo y apartamos nuestra atención del foco del dolor acabamos olvidándolo temporalmente.

Pero la acción de los videojuegos va más allá. Según un estudio de la American Pain Society, jugar a videojuegos ayuda a reducir el dolor en personas que están pasando por situaciones con una dolencia grave, como puede ser un tratamiento de quimioterapia, llegando a reducirlo entre un 30 y un 50%.

El secreto residiría en que cuando jugamos en un entorno que nos traslada a una realidad 3D el cerebro se estimula con el uso de otros sentidos, como la vista o el tacto. El cerebro segrega endorfinas, sustancias que, generalmente, nos ayudan a sentirnos mejor. Además, está comprobado que esta experiencia virtual ayuda a disminuir las señales que emiten las regiones del cerebro que están relacionadas con el dolor.

Por otro lado, también la ciencia, pero esta vez la médica, se apoyó en el juego del tetris para ayudar a víctimas de accidentes de tráfico a recuperarse. Un estudio de la Universidad de Oxford reveló que aquellas personas elegidas al azar y que jugaron al tetris tuvieron un 69% menos de flashbacks de la catástrofe.

Beneficios para tu cerebro

Pues sí, no solo te lo puedes pasar bien, sino que tu cerebro está haciendo ejercicio. Por mucho que haya voces que no se cansen de repetir que jugar a videojuegos es una pérdida de tiempo.

Los juegos de acción, llenos de disparos y muchas muertes gratuitas, ayudan a desarrollar la atención y la coordinación de aquellos que los juegan. El neurocientífico Dezhong Yao llegó a esta conclusión tras realizar varias resonancias a jugadores profesionales y a aficionados. Constató que los primeros tenían más conexiones entre cada uno de los hemisferios del cerebro. Entre los resultados que mostraban esas diferencias en la materia gris estaba la mayor capacidad de girar con la imaginación objetos tridimensionales, diferenciar mejor los tonos grises o la de reconocer pequeños detalles en un conjunto desordenado.

Por su lado, Daphne Bavelier, profesora de Ciencias del Cerebro y Cognitivas de la Universidad de Rochester destacó que los jugadores de juegos de acción pueden realizar actividades multitarea con mayor precisión y rapidez, superando en un 20% a los que no son aficionados a estos juegos.

Desconexión

Nuestro día a día está lleno de obligaciones tanto en el trabajo como en lo personal y familiar. Un poco de desconexión nunca viene mal. Ya conocemos diferentes formas de liberal estrés y ‘resetear’ nuestro cerebro. Desde hacer yoga, correr, o meternos en una sala de cine. Un videojuego te mete en otra realidad donde poder descargar tensión, como si fuéramos los protagonistas de una película de miedo. Además, mientras jugamos se nos permite hacer las cosas que serían imposibles realizar en la realidad, como correr en un coche, matar a los malos o conquistar nuevos mundos.

Entender que es una diversión que se hace para pasar el rato y olvidar los malos momentos que hemos pasado en la jornada es lo importante. Si te gusta el deporte no vas a estar todo el día practicándolo. Igual puede pasar con los videojuegos, ya somos mayores para entenderlo.

Concentración

De la misma forma que son un gran aliado para que podamos desconectar de lo que no nos gusta del día a día, los videojuegos nos ayudan a concentrarnos y mantener la atención en una sola actividad. Algunos juegos, para los que es necesario enfocar todo nuestro interés, nos sirven como entrenamiento para realizar con mayor eficacia nuestras tareas diarias. Acciones tan sencillas como entrar en una sala de juego online y comenzar a jugar al poker en español nos permite entrenarnos en el arte de estar concentrados en el presente, en el ahora, en lo que está pasando delante de nosotros, que no es otra cosa que disfrutar y concentrarnos en lo que hacemos, y no desviarnos de nuestras metas.

Creatividad

Está claro que, para algunos, jugar a videojuegos puede ser una de las peores opciones para el desarrollo de la imaginación. Es como si al desviarnos de los juegos sencillos que antes se jugaban, donde la mayoría del atrezzo había que imaginarlo, ya no hubiera espacio para poder desarrollar la creatividad de otra forma.

Sin embargo, varios estudios han demostrado que aquellos niños que sí juegan a videojuegos son más creativos que los que solo dibujan o escriben. Esto se debe a que la variedad de las temáticas y la originalidad de los escenarios donde se desarrollan las historias ayudan al desarrollo de la narrativa y el dibujo en los jóvenes. Si consideramos que a medida que nos hacemos adultos tendemos a ser menos creativos debido a que nunca pensamos fuera del conocimiento que ya hemos adquirido, no estaría de más apoyarnos en los videojuegos para conseguir que nuestra creatividad pueda romper las fronteras que ya conocemos.

Portal web especializado en diseño gráfico, diseño web, fotografía y aplicaciones móviles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here