Muchos son los que se plantean qué es el diseño gráfico. Encontrar una buena definición que resuma en qué consiste esta disciplina no siempre resulta fácil.

Si acudimos a la Wikipedia Diseño Gráfico es la disciplina cuya actividad consiste en concebir, organizar, proyectar y realizar comunicaciones visuales. Esta definición sería demasiado básica. Como punto de partida puede sernos útil aunque habría que especificar que esas comunicaciones visuales son realizadas por medios industriales y dirigidas a transmitir mensajes específicos a grupos sociales y con objetivos determinados.

Para llegar a la definición que nos propone la Wikipedia han tenido que transcurrir miles de años de evolución a todos los niveles. Desde aquellos simples esbozos en cavernas prehistóricas hasta las imágenes más innovadoras generadas por ordenadores. Una disciplina artística que cobra suma importancia en la actual era de las nuevas tecnologías. Así que nos atreveremos a hacer un breve resumen de la historia del diseño gráfico.

Aunque no existe un consenso generalizado que permita datar la fecha exacta del nacimiento del diseño gráfico como tal, muchas fuentes coinciden en situarla en el periodo de entreguerras. Otros expertos en la materia retroceden más en el tiempo y la trasladan a finales del siglo XIX.

Historia del diseño gráfico: inicios

La representación gráfica de imágenes con unos fines e intencionalidad específicas es tan antigua como la propia existencia de la humanidad. Las pinturas rupestres del Paleolítico ya plasmaban en las paredes de las cuevas una forma concreta de comunicación, la pictórica, que alcanzó un nuevo significado con el nacimiento del lenguaje escrito en el tercer milenio antes de Cristo.

Con la aparición de la imprenta en el siglo XV surge también la tipografía. O lo que es lo mismo, el arte y la técnica en el manejo y selección de tipos móviles para crear trabajos de impresión como libros y otro tipo de publicaciones. Su historia y evolución es también la de la disciplina que estamos tratando. El diseño de esta época se ha llegado a conocer como Estilo Antiguo (por los tipos arcaicos que estos primeros tipógrafos usaron) o Humanista, debido a la escuela filosófica predominante de la época.

El diseño gráfico moderno

No sería hasta el siglo XIX cuando el diseño de los mensajes visuales que se pretendían ofrecer a la sociedad fue confiado a dos profesionales del ramo: el dibujante (artista) y el impresor (artesano). El primero se ocupaba de la parte ilustrativa, ornamental. El segundo optaba por la selección de las fuentes tipográficas que acompañaban al dibujo. Lo que venía a ser un trabajo en equipo.

diseño_lufthansa
Diseño de la identidad corporativa para Lufthansa del Grupo de Desarrollo 5 de la HfG de Ulm.

Sin embargo, con la aparición de corrientes vanguardistas rupturistas y transgresoras a principios del siglo XX como el Dadaísmo, el Cubismo, el Constructivismo o el Futurismo, se generaron notables cambios en el diseño gráfico. Se desarrollaron aspectos interesantes para su composición que impulsaron el uso de la forma visual como elemento comunicacional y de agitación política y artística. La tipografía sin serifa (sin remates) o de palo seco, inspirada por los tipos industriales de finales del siglo XIX, se convirtió en símbolo de la tipografía moderna. Corrían nuevos tiempos.

Tipografía y diseño gráfico, de la mano

Fue el tipógrafo alemán Jan Tschichold quien, con su obra Die neue Typographie (La nueva tipografía), de 1928, sentó las bases del nuevo diseño gráfico. Reconocía la figura del diseñador gráfico como profesión reconocida, aunque el primero que acuñó el término como disciplina fue el tipógrafo William Addison Dwiggins en 1922.

Ellos dos, y otros artistas como Herbert Bayer, László Moholy-Nagy o El Lisitsky se convirtieron en los pioneros de una nueva materia artística. El dinamismo, la experimentación e incluso aspectos como la elección de tipografías y las composiciones ortogonales adquirían protagonismo.

De sobras es sabido que la tipografía es uno de los elementos más importantes del diseño gráfico.

El diseño publicitario entra en escena

La nueva era de la comunicación de masas que caracterizó al siglo XX afilió el diseño gráfico a la publicidad. La idea partió de la Hochschule für Gestaltung, una escuela universitaria alemana que desarrolló aún más la identidad de diseñador gráfico. La comunicación visual, de marca y propagandística adoptó una mayor fuerza y se universalizó.

La idea de simplicidad era característica de un buen diseño. Más legible, en definitiva. La introducción de símbolos tuvo mucho que ver. Diseños creados para la firma Braun o para la compañía Lufthansa por parte del Grupo de Desarrollo 5 de la HfG de Ulm (Alemania) son buenos ejemplos de lo que estaba por venir.

fresa_diseño
La tecnología digital ha permitido sustituir todos los procedimientos técnicos de naturaleza analógica

Aquella sobriedad que había moldeado la evolución del diseño gráfico viró a mediados del siglo XX con la introducción de nuevos tipos, como Palatino y Óptima, diseñados por Hermann Zapf. Era una mezcla entre las tipografías con serifa y las de palo seco. La idea del diseño en serie, que carecía de valor para los más puristas, fue dejada de lado con la publicación del Manifiesto Lo primero es lo primero. Se trató de una tesis que preconizaba una manera más radical de diseño gráfico y que caló en la concepción de las nuevas generaciones de artistas.

Los ordenadores, los grandes aliados

La inevitable llegada de las computadoras con el avance de la informática supuso un paso de gigante del diseño gráfico. Zuzana Licko comenzó a utilizar ordenadores para realizar composiciones muy pronto, cuando la memoria de los mismos se medía en kilobytes y las tipografías se creaban mediante puntos. Ella y su marido, Rudy VanderLans, fundaron la pionera revista Emigre y la fundición de tipos del mismo nombre. Otro protagonista que destacó por aquel entonces fue David Carson. Destacó por romper contra la sobriedad y la constricción del diseño moderno con trabajos como los publicados para la revista Raygun: ilegibles de forma intencionada con el fin de convertirse en auténticas experiencias visuales.

VAIOTM Tap 20, un ordendador de sobremesa
Los ordenadores ocupan un lugar esencial para diseñadores gráficos.

En la actualidad, los ordenadores han alterado de manera drástica los sistemas de producción, y en el campo del diseño gráfico no ha sido una excepción; más bien todo lo contrario. El desarrollo de la tecnología digital ha permitido sustituir de forma paulatina todos los procedimientos técnicos de naturaleza analógica. Aún así los conceptos fundamentales de la disciplina que nos ocupa no han variado demasiado desde sus orígenes.

Pero en la actualidad, incluso los ordenadores han perdigo protagonismo en pro de las tabletas digitales, que han dado más libertad.

Y es aquí donde los programas de diseño gráfico entran en la historia del diseño gráfico como auténticos dinamizadores y los protagonistas de la nueva era que estamos viviendo en la actualidad. Eso sí, por muchas nuevas herramientas y programas que surjan, siempre nos quedará que la verdadera creatividad y el auténtico diseño siempre nacerá de la cabeza de un diseñador gráfico.

Javier Ramos es periodista y experto universitario en protocolo. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here