En un solo artículo resulta complicado resumir todo lo que ha proporcionado todo un año como 2016 en lo que a diseño gráfico se refiere. Trataremos de sintetizar lo mejor del diseño gráfico en 2016, y también lo peor. Aunque avisamos que no es nada fácil.

La popularidad de los teléfonos móviles está siendo crucial en el mundo del diseño. Si hasta hace poco diseñar algo bonito era lo más importante, ahora la balanza entre lo bonito y lo útil se ha equilibrado. Hemos podido ver como los profesionales han centrado sus esfuerzos en trabajar en un diseño que gire en torno al usuario. Lo que importa es la utilidad, que el usuario encuentre aquello que busca.

La experiencia de usuario es lo que importa

La comodidad y la facilidad de uso es ahora lo más importante en cualquier diseño. Por ejemplo, en el mundo del diseño web el algoritmo de Google ha valorado esta la facilidad de manejo. Por eso cada vez más se valora la velocidad de carga de una web. No porque le gusta la velocidad a Google, sino porque al usuario no le gusta esperar.

diseño web responsive es una obligación
Ya no hay ninguna excusa para tener un diseño adaptado a cualquier pantalla.

La velocidad de carga ha ido acompañada de un diseño responsive, adaptado a diferentes tipos de plataformas visuales, sobre todo móviles.

Si antes era recomendable mejorar la velocidad de carga y el diseño responsive ahora es obligatorio

Este año han subido como la espuma las visitas que los usuarios realizan a webs a través de móviles. Es más, las visitas desde los móviles superan ya las realizadas desde un ordenador. Es algo que Google también ha tenido en cuenta en 2016 y que 2017 no hará sino confirmar la tendencia en el mundo del diseño web. De hecho, en breve, la versión móvil será la prioritaria para Google.

Diseño responsive a todos los niveles

Pero el diseño adaptado a móviles ha superado sus propios límites. La fiebre por el diseño responsive ha llegado a todos los contenidos web y a cualquier pieza de contenido visual (logos, banners, cajas de texto…).

Y también ha ejercido una notable influencia en el diseño offline (prensa, carcelería, televisión…). Ya no es solo tener una web que se vea bien en un móvil. Es que todo lo que diseñemos a partir de ahora deberá verse de forma correcta en todo tipo de pantallas.

Un claro ejemplo lo hemos comprobado en el canal televisivo de series Netflix, que ha remozado por completo su identidad visual para todos sus productos. Este cambio le ha permitido llegar a muchísimos más hogares que se han suscrito a su servicio de pago. Si tu logo no se ve bien en la pantalla de un móvil deberías plantearte cambiarlo.

Las aplicaciones móviles marcan tendencia

El diseño centrado en el usuario ha llegado tambiénal mundo de las aplicaciones móviles. Cada vez son más intuitivas, eliminando los elementos innecesarios. Y todo con el fin de facilitar su uso.

Con la idea de mejorar la conectividad del usuario, los diseñadores se han esmerado en ocultar los menús de navegación que dificultaban la navegación. Sobre todo en lo que respecta a los dispositivos móviles.

El concepto clave ha sido el de no distraer a los usuarios de lo que realmente importa en cada momento. Los menús como hasta ahora los hemos conocido tienden a desaparecer dejando paso a otros elementos mas importantes. Los menús inteligentes que aparecen de la nada se han convertido en casi un dogma en 2016. Ha sido uno de los grandes aciertos del diseño gráfico y que sin lugar a dudas irá evolucionando en 2017.

RECOMENDAMOS  6 herramientas para diseñadores gráficos freelance

El diseño modular de los contenidos

En lo que respecta al contenido, el diseño también ha dicho su palabra este año con algunas novedades que han venido para quedarse. Como por ejemplo el diseño modular de los textos que aparecen en una web. La estructura en párrafos ha pasado a mejor vida.

El diseño modular es una técnica en la que todo se construye usando una matriz. No se trata del clásico estilo de cuadrícula, donde todas las líneas y columnas son iguales. Más bien hablamos de una estructura libre y difícil de adivinar, que ha hecho más interesante y atractiva nuestra lectura. Se ha aplicado tanto en webs como en el mundo offline: libros, folletos…

Eso sí, hay que tener cuidado. Si se apuesta por un modelo de estas características no debe ir en detrimento de facilitar la lectura.

El diseño gráfico tiene que desempeñar una función de contenido; ya no es un mero acompañante de la historia que cuenta el texto

Y el diseño modular no tendría sentido si no hubiese ido acompañado de un scroll casi infinito. Hemos podido ver y comprobar a lo largo de 2006 cómo muchas webs disponían de barras laterales que no se desplazaban al mismo ritmo que el contenido principal. Craso error que sí han sabido solventar otras páginas cuyo diseño sí ha tenido en cuenta la manejabilidad del usuario.

Son unas cuántas las ventajas de este tipo de scroll: no interrumpe la experiencia de navegación al detenerse para cargar una nueva página. Y las nuevas páginas se van añadiendo automáticamente a la pantalla según el usuario se desplaza hacia abajo.

Los diseños sobrecagardos ya no se llevan

Todavía se han seguido viendo este año, pero las formas estilizadas, tanto en el mundo offline como online han cogido fuerza, para seguir afianzándose en 2017.

Menos es más en todo aquello que tiene que ver con la estética visual. En los entornos web tiene capital importancia: las imágenes que siguen este estilo pesan menos y no añaden un tiempo extra innecesario al tiempo de carga de la página.

Más herramientas de diseño

Por último, 2016 nos ha dejado la consolidación de nuevas herramientas de diseño gráfico. Si hasta hace nada Illustrator, Photoshop o CorelDRAW copaban los ordenadores de cualquier diseñador, ahora las opciones se multiplican.

Los editores de fotos online al estilo Photoshop se multiplican con lo que las posibilidades aumentan. Esto tiene su parte buena y su parte mala. Por un lado, el acceso a una herramienta de trabajo está a la mano de cualquiera. Y la llegada de tantas opciones ha provocado que los precios de programas como Adobe Photoshop o Illustrator ya no tengasn precios prohibitivos como hasta no hace mucho.

Por otro lado, en la parte menos buena, corremos el peligro que cualquiera que acceda a una de estas nuevas herramientas se crea un diseñador gráfico profesional por el mero hecho de acceder a ellas.

Las novedades tecnológicas brillan por su ausencia

Mucho se esperaba de Apple este año. Quizás sea una mala costumbre. El caso es que todo el mundo auguraba la llegada de un nuevo ordenador Mac para este año. Sin embargo, lo único que llegó fue una renovación del MacBook Pro con barra táctil que por otro lado ya era hora.

Sea como sea, afortunadamente el buen diseño siempre destacará, independientemente de quién lo haga o cómo lo haga. Y como decíamos al principio, será el uso que haga el usuario el que nos diga si el diseño fue bueno o malo.

PUBLICIDAD
Javier Ramos es periodista y experto universitario en protocolo. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

1 Comentario

  1. Los blogs son una gran fuente, pues todo el mundo escribe un blog, y es que es definitivamente una buena cosa cuando se quiere llegar a un determinado publico objetivo. A su vez la portabilidad es una cosa que se esta generalizando cada vez más a nivel mundial, por eso el desarrollo de programas y herramientas en los dispositivos portátiles, tienden a mostrar un alto impacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here